Blogia

El Especialista .Desde marzo de 2004.

El éxito de desaparecer

El éxito de desaparecer

Bueno, por lo que se ve cuando uno decide desaparecer es cuando triunfa de verdad. Esto lo digo porque no deja de sorprenderme la cantidad de visitas que veo que recibe la página cada día, muchas más que cuando escribía en ella. En cualquier caso me alegra que este blog siga dando que hablar pese a que es un blog errante. Gracias por todo, ahora si que me marcho.

El Especialista en la Realidad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El Especialista en la Realidad se despide

El Especialista en la Realidad se despide. Como el Doctor Pasavento no me resisto al impulso de desaparecer, al menos en internet. Desde el 14 de marzo de 2004, un día triste en el que los almendros en flor de la Avenida Complutense parecían ser la única promesa de futuro, ha sido emocionante estar por aquí contando como se formó ese futuro pero lo cierto es que el pasado pesa demasiado en este hueco de ceros y unos. El sitio ya no es seguro para emitir, entendiendo como seguro la posibilidad de decir alguna que otra verdad. La caché de Google y el internet archive se ocuparán de lo que aquí paso cuando desconecte la página dentro de unos días. De momento, una moleskine será mi guarida.

Algunos de vosotros volveréis a saber de mí en eso que llaman, no sin cursilería, el ciberespacio. En cualquier caso suerte a todos y gracias por haber venido.

¿Marbella somos todos?

¿Marbella somos todos?

Finalmente cayó ese jardín de las delicias llamado Marbella. Ese infierno donde lo imposible era lo cotidiano, donde la verdad se había convertido en una leyenda y donde el dinero lo había podrido todo como una mala hierba. Su caida era de esperar, que menos en un país en el que aunque no hay demasiada cultura democrática si que a veces se organiza una cacerolada que saca al ejército de una guerra ilegal o manda a un gobierno a la oposición por mentir hasta la saciedad.

Nunca he constatado una ilegalidad como las que sucedían en Marbella pero, sin embargo, si que constato algo peor en el día a día: la debilidad de la separación de poderes, la base del estado moderno. El roto hace pocas semanas sintetizó este orden de cosas con suma precisión. Una de sus viñetas decía: “si que hay separación de poderes, lo que pasa es que por la noche quedamos para cenar”. Esas cenas metafóricas son el peligro. En esas cenas es donde se impide la redistribución de la riqueza, donde se destruyen los ríos y los bosques y donde se trazan las calles frías y muertas del nuevo urbanismo recalificador.

En estos días, en los medios de comunicación y en la calle, se dicen cosas como que lo de Marbella es un asunto muy español, que los españoles somos así, sobornables, o que la corrupción es un mal endémico (esto último lo dejó caer el otro día en un debate sobre el asunto de Marbella en Cuatro nada más y nada menos que el secretario de comunicación del Gobierno, Fernando Moraleda). Dan ganas de decir ¡basta! De pegar un puñetazo en la mesa y mandar toda esa cultura de la resignación al infierno. Efectivamente, el plegarse a toda suerte de corrupciones más o menos directas es algo humano pero es verdaderamente desalentadora esa resignación, esa incapacidad de cambio, ese dejarse llevar por la somnolencia de la barbaridad.

Un problema de inteligencia

Recientemente, lei esa magnífica novela gráfica que es "Berlín, ciudad de pidras", del estadounidense Jason Lutes. La narración se desarrolla en el Berlín de la República de Weimar, en los años anteriores al nazismo. Una época llena de esperanza pero también de sombras, sombras que, como es sabido, terminaron proyectándose por Alemania y Europa. Tras leer esta obra, llena de lucidez y rigor, pensé que lo verdaderamente importante de una época para que no termine derivando en la tragedia es la inteligencia colectiva.

Un reto de la España actual es que la inteligencia se expanda por la sociedad. España precisa urgentemente de una renovación del sentido común. Marbella no somos todos, Marbella es producto de la mediocridad, de la torpeza, de la falta de miras. Según un índice de la ONU en Marbella se había llegado al máximo nivel de corrupción posible pues la delincuencia organizada había tomado el poder político. La mafia triunfa siempre que hay demasiados tontos que piensan que la inteligencia supone tener la cara de saltarse todas las reglas, tontos que admiran a personajes que en su vida serán incapaces de producir otra cosa que no sea un dinero manchado de falta de libertad y de carencia de ilusión. 

Lalata en el ECAT

Santa España

Ryan McGinley

Ryan McGinley

Ryan McGinley

Dos años y 7 días

Dos años y 7 días

Dos años y siete días en imágenes.

Querida Wendy

Querida Wendy

En los videoclubs lo último de la pareja Thomas Vintenberg y Lars Von Triers: querida Wendy (dear wendy). Imprescindible, sobre todo si te gusta escuchar a The Zombies, única banda que suena en la película una y otra vez (muy al estilo obsesivo de estos chicos daneses).

Feliz día chicas

Feliz día chicas

Bueno, hoy es el día de la mujer trabajadora y creo que todos los hombres deberiamos felicitar a las mujeres que nos rodean y hacer que este día sea una verdadera fiesta, una fiesta en la que las mujeres se sientan de verdad apoyadas y, por supuesto, respetadas.

Creo que todos los hechos históricos o proyectos en los que la mujer no ha participado de forma relevante han acabado mal. Cierto es que el mero hecho de que se de la participación femenina activa en tal o cual cosa no quiere decir que algo tenga que acabar necesariamente bien pero, eso sí, ayuda.

En lo que a mi respecta estoy un poco preocupado porque en esta página no participan demasiadas mujeres, de hecho hace mucho que ninguna ha dejado por aquí un saludo o lo que sea. Eso, ya digo, me preocupa porque lo mismo esta web tiene algo de gueto masculino. Habra que hacer algo para que la cosa cambie. Pues eso, feliz día de la mujer trabajadora.

Todos a una

Todos a una

Como en Fuenteovejuna

Sobre el valor de una fotografía

Sobre el valor de una fotografía

La fotografía es un arte difícil, y más en esta época en la que la reproductibilidad técnica ha alcanzado cotas de desvarío. El arte se rige en gran medida por ser un producto cuyas curvas de oferta y demanda son extremadamente rígidas. Es por ello, que la fotografía siempre está maltratada por el síndrome de la "exclusividad". Valorar una fotografía supone enfrentarse al reto de olvidarnos del fetichismo de la "copia única" y pensar sólo en el "proceso único" de su creación, donde se iguala al resto de las artes. La diferencia entre una pintura, el arte rival por antonomasia de la fotografía, y la imagen fotográfica no radica tanto en el proceso de creación sino en el resultado final, único o múltiple. En la sociedad de masas la exclusividad se ha convertido en un asunto crítico pues desde la comida hasta la vestimenta pasando por las artes tienden a estar reproducidas hasta el infinito. Sin embargo, no hay que engañarse, la importancia de la exclusividad sólo es tal cuando la calidad de lo reproducido entra en riesgo. Esto sucede, por ejemplo, en el caso de la alimentación: cuando reproducimos alimentos hasta el infinito, sean materias primas o comidas elaboradas, el proceso suele maltratar la calidad de cada unidad.

En Sotheby’s acaban de subastar la fotografía más cara de la historia: the pond-moonlight de Edward Steichen. Veamos los factores que han influido para dotar de valor a esta obra.

Exclusividad: sólo existen tres copias de la foto y aunque sería posible su reproducción, pese a que dudo de que exista el negativo, lo cierto es que el proceso de positivado, Steichen fue pionero en el uso de ciertas técnicas como el color a través de un proceso denominado autocromía (inventado por Louis Lumière), es de tal complejidad que es casi imposible una reproducción digna.

Calidad técnica: como ya he mencionado la fotografía fue positivada con técnicas muy vanguardistas y complejas, es una fotografía en color realizada ¡en 1904! Es evidente que su realización tuvo que ser muy difícil pues, entre otros retos, la única fuente de luz de la imagen es la que refleja la Luna.

Tiempo: la fotografía es de 1904, aunque fue realizada unos 75 años después de la invención de la fotografía lo cierto es que su antigüedad respalda su valor pues pertenece a una época en la que, al contrario de lo que hoy sucede, había mucho terreno por caminar en la técnica fotográfica (hoy podemos fotografiar cualquier cosa, incluso lo que es invisible al ojo humano).

Lo sobrenatural: todo arte cierto tiene un componente sobrenatural que es lo que lo hace precisamente arte, un "algo" innombrable e inexplicable pero cierto. Esta fotografía irradia arte y es ahí donde radica su principal valor. En el fondo todo lo dicho anteriormente sobre exclusividad, calidad ténica y tiempo no serviría de nada si esta fotografía fuese vulgar, sino hubiese nada inexplicable tras ella (y viceversa).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¿Dónde está Alan Moore?

¿Dónde está Alan Moore?

En el número de abril de Vanidad el amigo Nacho publicará un artículo sobre V de Vendetta, el comic y ahora película. Lo cierto es que la película no podría existir de no ser por Alan Moore. Sin embargo, su nombre no aparece por ningún lado en los títulos de crédito de la película, como guionistas figuran los hermanos Wachowski, los directores de Matrix (que sólo han adaptado el excelente guión de Moore). ¿Algún fan informado de Moore sabe del porqué de su ausencia? A estas alturas lo de los derechos de autor ya es un cachondeo monumental, luego salen las corporaciones echando sermones sobre que respetemos a los autores...

El tio Sam te necesita

El tio Sam te necesita

El tio Sam te necesita.

Suspiros de España

Suspiros de España

This is R&R radio.

10.000 maniacos

10.000 maniacos

Esta página se acerca peligrosamente al visitante número 10.000. Habrá sandwichs de nocilla y fanta para todos. Let's go.

Los marines en Filipinas

Los marines en Filipinas

Recuerdo unas pegatinas de los 80 o 90, de cuando todo el lío por lo de la insumisión, que llevaban impreso este mensaje ¿y si hay una guerra y no va nadie? La verdad es que a uno le gusta pensar en momentos un tanto mágicos como ese, una guerra a la que no acude nadie. El otro día imaginé uno de esos momentos cuando vi a una agrupación de marines que estando cerca de Filipinas desembarcó para ayudar en las tareas de rescate en Guinsaugon, imaginé que eso ocurría a escala mundial. Que los ejércitos de todo el mundo eran desmantelados y los soldados se ponían manos a la obra de ayudar a los desheredados.

It's only rock & roll, but I like

It's only rock & roll, but I like

Los de Ono me acaban de regalar una PS2, no se muy bien porqué. A lo mejor es que a estas alturas no tener una es algo tan extraño que sin más te la dan, para enmendar el error. El caso es que cuando me comunicaron que me la iban a dar la noticia no me emocionó, incluso llegué a pensar en el problema de tener más cables y otra caja por casa.

Sin embargo, cuando me la dieron me fascinó el embalaje. Se trata del modelo básico, con un mando y ni un sólo juego al que jugar. Pero lo dicho, me fascinó el embalaje, muy japonés, muy de Sony. Una caja amarilla con una tipografía excelente de color negro y una foto de la videoconsola y del mando que la acompaña a escala 1:1 en la parte frontal. Al abrir la caja lo que encuentras es fascinante. Lo primero que llama la atención es el olor, ese olor de la electrónica impoluta. El embalaje es sencillamente perfecto y cuando sacas el monstruito te parece alucinante el tamaño, es pequeñísima.

Sobre el diseño industrial del aparato y de su mando sencillamente sólo puedes quitarse el sombrero: es genial. La ecuación de que la forma sigue a la función está llevada a su máximo exponente en este icono de la globalización electrónica (a propósito, viene preparada para conectarse a redes de banda ancha). También es genial el manual de instrucciones. Yo tengo ya dos aparatos de Sony, una cámara de fotografía y una de vídeo, y este manual tiene exactamente el mismo formato, con una estética a lo disco de Sigue Sigue Sputnik.

Total, que de repente con esa caja abierta comencé a sentirme un niño, rememoré cuando de crio iba a Madrid a subirme a las escaleras eléctricas de El Corte Inglés a ver las consolas Atari 2600. Así que ya sólo me faltaba una cosa: jugar con mi Atari, digo con mi Playstation 2. Pensando, pensando a que podría jugar me encaminé al videoclub y de repente vi que estaba totalmente claro. Había que jugar a un juego de la guerra de las galaxias, como aquellos cartuchos que ponían en las Atari del Corte Inglés en los que se veían los ATAT del Imperio Contraataca construidos con unos enormes píxeles. Así fue como me encontré con Star Wars Battlefront.

Jugando

Este videojuego es un poco el sueño de cualquiera de aquellos crios que asistimos a los estrenos en los 80 de alguna de las partes de la primera trilogía de la Guerra de las Galaxias en los cines. En él puedes controlar en un escenario tridimensional ambientado en los distintos planetas que aparecen en las películas a un miembro de los dos bandos: los rebeldes o el imperio. La verdad es que yo ni me lo pienso, las veces que he jugado he elegido soldados imperiales porque, la verdad sea dicha, a casi todo el mundo le hubiese chiflado meterse en la piel de esos soldados de trajes impolutos. A mi me gustan especialmente los soldados francotiradores que aparecen conduciendo motos en el Retorno del Jedi (digo lo de que son francotiradores porque así aparecen en el videojuego).

Por otra parte, la música es un un recorrido por todos los temas que se pueden escuchar en las películas y el sonido es sencillamente perfecto, con todo el repertorio de disparos láser y voces robotizadas digitalizados a la perfección. En el tema gráfico también es el no va más. Impresiona por ejemplo cuando se desencadena una tormenta de arena en plena batalla o cuando ves pasar naves por el cielo. Por otra parte, aunque el juego es de tiros no tiene nada de sangriento pues todo tiene una especie de aire de estar jugando al escondite y al te doy, bastante inócuo. De hecho está autorizada su difusión para niños de a partir de 12 años. Pues eso, mi estación de juegos 2 es sólo Rock and Roll, pero me gusta.

Fanático

Fanático

Donde se relata el encuentro entre Salvador Dalí, Sigmund Freud y Stefan Zweig: Puñetazo en la mesa -Exijo que lea mi tesis científica. Entonces Sigmud Freud se volvió hacia Stefan Zweig y dijo -Es increible, es un caso perfecto de español, es un fanático.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El esquema Lassell-Nixon

El esquema Lassell-Nixon

Estética

Estética

Kant, en su Crítica del Juicio, define la esteticidad como un “excedente del valor de uso”.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres