Blogia
El Especialista .Desde marzo de 2004.

Sobre el valor de una fotografía

Sobre el valor de una fotografía

La fotografía es un arte difícil, y más en esta época en la que la reproductibilidad técnica ha alcanzado cotas de desvarío. El arte se rige en gran medida por ser un producto cuyas curvas de oferta y demanda son extremadamente rígidas. Es por ello, que la fotografía siempre está maltratada por el síndrome de la "exclusividad". Valorar una fotografía supone enfrentarse al reto de olvidarnos del fetichismo de la "copia única" y pensar sólo en el "proceso único" de su creación, donde se iguala al resto de las artes. La diferencia entre una pintura, el arte rival por antonomasia de la fotografía, y la imagen fotográfica no radica tanto en el proceso de creación sino en el resultado final, único o múltiple. En la sociedad de masas la exclusividad se ha convertido en un asunto crítico pues desde la comida hasta la vestimenta pasando por las artes tienden a estar reproducidas hasta el infinito. Sin embargo, no hay que engañarse, la importancia de la exclusividad sólo es tal cuando la calidad de lo reproducido entra en riesgo. Esto sucede, por ejemplo, en el caso de la alimentación: cuando reproducimos alimentos hasta el infinito, sean materias primas o comidas elaboradas, el proceso suele maltratar la calidad de cada unidad.

En Sotheby’s acaban de subastar la fotografía más cara de la historia: the pond-moonlight de Edward Steichen. Veamos los factores que han influido para dotar de valor a esta obra.

Exclusividad: sólo existen tres copias de la foto y aunque sería posible su reproducción, pese a que dudo de que exista el negativo, lo cierto es que el proceso de positivado, Steichen fue pionero en el uso de ciertas técnicas como el color a través de un proceso denominado autocromía (inventado por Louis Lumière), es de tal complejidad que es casi imposible una reproducción digna.

Calidad técnica: como ya he mencionado la fotografía fue positivada con técnicas muy vanguardistas y complejas, es una fotografía en color realizada ¡en 1904! Es evidente que su realización tuvo que ser muy difícil pues, entre otros retos, la única fuente de luz de la imagen es la que refleja la Luna.

Tiempo: la fotografía es de 1904, aunque fue realizada unos 75 años después de la invención de la fotografía lo cierto es que su antigüedad respalda su valor pues pertenece a una época en la que, al contrario de lo que hoy sucede, había mucho terreno por caminar en la técnica fotográfica (hoy podemos fotografiar cualquier cosa, incluso lo que es invisible al ojo humano).

Lo sobrenatural: todo arte cierto tiene un componente sobrenatural que es lo que lo hace precisamente arte, un "algo" innombrable e inexplicable pero cierto. Esta fotografía irradia arte y es ahí donde radica su principal valor. En el fondo todo lo dicho anteriormente sobre exclusividad, calidad ténica y tiempo no serviría de nada si esta fotografía fuese vulgar, sino hubiese nada inexplicable tras ella (y viceversa).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

JOSS -

El valor de la foto lo expresa la misma foto, cuando el \\\"instante decisivo\\\" que representa o la tecnica que utilisa para representar no pueden ser reproducido, no puede ser vulgarizado:por ser único... Siempre, y cada vez más, la sociedad de consumición malgasta la fotografía quitándole su valor como obra creativa y transformándola en un mero producto. Pero esto nunca impedirá a las fotos con alma de hablar al corazón de los que las miran, nunca se le podrá quitar este valor.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres