Blogia
El Especialista .Desde marzo de 2004.

Arte

Lalata en el ECAT

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Querida Wendy

Querida Wendy

En los videoclubs lo último de la pareja Thomas Vintenberg y Lars Von Triers: querida Wendy (dear wendy). Imprescindible, sobre todo si te gusta escuchar a The Zombies, única banda que suena en la película una y otra vez (muy al estilo obsesivo de estos chicos daneses).

Estética

Estética

Kant, en su Crítica del Juicio, define la esteticidad como un “excedente del valor de uso”.

Arne Jacobsen

Arne Jacobsen

Ahora que Dinamarca está tristemente de moda por ser pasto del fuego, de nada le ha servido estar entre los países más democraticos del mundo y que más esfuerzos ha realizado por la paz mundial, se merece algún que otro homenaje. Por ejemplo reivindicando, como cierto lector apuntaba hoy en este página, a uno de sus creadores más geniales: Arne Jacobsen.

John the revelator

John the revelator

Es extraño que lo moderno pueda ser atemporal y no coyuntural pero en verdad existe una modernidad que es así, que es oscura, que no pasa de moda porque no es moda pero es modernidad, que es masiva y underground, camaleónica pero no demasiado. No me refiero a los trajes de corte recto y tela oscura, no.

Mujer

Mujer

Dos figuras en un paisaje

Dos figuras en un paisaje Pienso que un sueno parecido
No valvera mas
Y me pintaba las manos y la cara de azul
Y d'improviso el viento rapido me llevo
Y me hizo volar en el cielo infinito

Volare oh oh
Cantare oh oh oh oh
Nel blu dipinto di blu
felice di stare lassu

Lalata en Arco 2006

Lalata en Arco 2006

Un 23 de febrero de hace cinco años Manuela Martínez y Carmen G. Palacios, artistas y profesoras de artes plásticas, realizaron el número cero de la revista objeto Lalata. Aquel primer número experimental sólo tenía dos colaboradoras: Ellas mismas. Hoy, cuando el número nueve se presenta en la Feria de Arte Contemporáneo Arco 2006 son ya más de cien las personas que han participado en este proyecto editorial sin palabras.

Es paradójico que el número nueve de Lalata se presente en Arco en el apartado La palabra impresa. Ciertamente Lalata es un proyecto en el que se dan un buen número de características propias de cualquier publicación, a saber: Tiene una tirada concreta, se produce en serie (aunque artesanalmente), dispone de un grupo de colaboradores que crean sus contenidos y de un equipo de coordinación (Manuela Martínez y Carmen G. Palacios) que además se encargan de la producción final (etiquetado y enlatado -en la empresa conservera Polgri de Albacete-) y, finalmente, dispone de unos canales de distribución (galerías de arte, ferias, correo, etcétera).

Sin embargo, hay otras características que alejan a Lalata de lo que comúnmente entendemos como una publicación. La primera de ellas es que sus autoras ponen como requisito para participar que las colaboraciones han de ser objetos completamente tridimensionales.

El prototipo

Otra característica, consecuencia de la anterior, es que los colaboradores han de comprometerse a que una vez realizado un prototipo del objeto, conforme al tema propuesto en cada número, han de realizar artesanalmente tantas copias del objeto como «ejemplares» vayan a producirse del número en cuestión (entre 100 y 300), algo que en el mundo del papel equivaldría a una situación similar a la de los antiguos escribas, pues los redactores deberían copiar tantas veces el artículo como ejemplares de la publicación se difundiesen.

Estas limitaciones autoimpuestas recuerdan en cierta forma a los proyectos literarios del «ouvroir de littérature potentielle» (Oulipo, taller de literatura potencial, cuyo miembro más destacado fue el francés George Perec). El fruto de estas limitaciones viene a ser que Lalata es una revista de acción pues en vez de «hablar de» arte «es» arte en sí misma, algo que puede decirse tanto de su continente como de su contenido.

Sus páginas invisibles albergan poesías visuales que siguen la estela de Chema Madoz o Joan Brossa, poesías que sólo el poseedor de uno de los ejemplares es dueño de liberar o dejar descansar en la oscuridad a la manera de las famosas «cápsulas de tiempo» de Warhol.

En el concepto de Lalata también están presentes las teorías sobre el arte miniaturizado de Duchamp (que de 1936 a 1941 se dedicó a construir 300 copias de su Boite en Valise, una especie de pequeño maletín transportable en la que incluía reproducciones y réplicas en miniatura de sus obras: un museo transportable) o el heterodoxo concepto sobre el arte portátil que Enrique Vila-Matas plasma en su Breve historia de la literatura portátil.

En Arco 2006, Lalata visitará la feria por segunda vez, habiendo estado presente ya en diversas ediciones de la feria Estampa, en la Fundación Antonio Pérez (Cuenca), y en diversas galerías de arte. El tema de Lalata número nueve es Me tienes en el bote y, como en números anteriores, los que adquieran una lo harán con la garantía de obtener una colección de arte en miniatura, de tirada limitada y producida artesanalmente.

Artículo en La Verdad de Albacete
Web (provisional) de Lalata

Agua

Agua

Robert Rauschenberg

Robert Rauschenberg

Texas además de Gigante, petroleo, a los Bush y a los rangers ha dado al mundo a Robert Rauschenberg. Una exposición en el Metropolitan de Nueva York ahora exhibe sus combinados.

El billete no es tan caro...

Estamos en la era de Acuarius

Estamos en la era de Acuarius Me voy a buscar la felicidad, mandaré postales.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Una historia de violencia

Una historia de violencia

Una película que nos despierta del sopor en que a veces se convierte la cotidianidad. El mejor Cronenberg.

.

Feria

Feria

Feria son payasas, pero payasas guapas.

Robespierre

Robespierre

Robespierre mirando al mundo.

Moi

Kiko

Kiko

Por ahí viene Joselito...

Seis consejos para hacer fotos

Seis consejos para hacer fotos

Creo que lo que mejor se me da en la vida, y no he ganado ni un e/duro con el asunto, es hacer fotos. Yo estudié en una escuela de artes pero aunque era buen observador no tenía paciencia para dibujar, así que el click de la cámara suple esta carencia mía y así puedo dedicarme a ese "arte menor".

¿Cómo se hace una foto buena? Aquí os presento el manual más portátil y efectivo sobre el asunto:

1. Aprende a coger la cámara.

2. Dispara sin parar. Tirando 100 fotos siempre hay por lo menos cinco buenas. Si tienes una digital la cosa es más económica.

3. Si retocas las fotos con el ordenador no toques nada más que el brillo y el contraste (si hace falta), a lo sumo puedes pasarlas a blanco y negro.

4. Imponte si fotografías a gente. Diles que hagan esto o lo otro.

5. No le cortes las piernas a la gente, la cabeza sólo si son calvos y un poco narcisistas (como Juan Antonio Marina).

6. Cuando lleves a revelar fotos no les hagas ni caso a los de la tienda. Que no te arreglen fotos, sólo saben estropearlas.

Menudo cuadro

Menudo cuadro

Aquí en la Mancha, o por lo menos en ese trozo de la Mancha que es mi familia, se dice esta expresión que me encanta: "Menudo cuadro". Es muy difícil explicar de forma escrita una expresión tan verbal pues está cargada de un fuerte tono irónico. Por ejemplo, mi madre puede decir cuando se encuentra a un tipo o tipa vestido estrafalariamente "menudo cuadro lleva este".

El cuadro que ilustra este mensaje me encanta. Me puso sobre su pista Jaime. Está colgado en una taberna con bastante solera cerca de Atocha. Los músicos son familiares de los actuales propietarios me parece, o en cualquier caso a alguno de estos tres músicos le perteneció el negocio en algún momento.

Como se puede ver además de dignos taberneros eran músicos y "menudo cuadro que tenían", tanto que se lo pintaron, y con mucho arte.

El Bowie que suena como quiere

El Bowie que suena como quiere

En la discografía de Bowie se esconde Tin Machine. Este disco de 1989 en verdad no es puramente un disco de Bowie pues Tin Machine fueron una banda breve liderada por él. Su primer disco fue una maravilla, el segundo y último conviene escucharlo, hay alguna canción que se salva, pero patinaron y, eso sí, supieron retirarse.

En alguno de los mensajes de esta bitácora ya dije que hay grupos que siendo excelentes y habiendo compuesto discos que son una auténtica maravilla no pueden tocar lo que quieren. Si escuchas a The Band, a Jimy Hendrix, el Rolling Thunder de Dylan, a Nick Cave & Bad Seeds, o a Tin Machine te encuentras con música hecha por gente que no sólo logran un sonido genial, logran el sonido que quieren.

Tin Machine es un disco vibrante, un rock puro y duro apuntalado con esa voz única de Bowie. A propósito en lo que queda de Madrid Rock lo tienen remasterizado con tres temas más que en el vinilo a 5,95 euros; aunque imagino que estará en muchos más sitios en la sección de serie media.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Ray Charles

Ray Charles

Bueno, imagino que adivináis que he estado viendo Ray, la película. Yo conocía muy poco a Ray Charles y su música. Había escuchado sus canciones en la radio, en televisión, pero apenas sabía nada de él y de su música. Tan solo suponía que era un negro ciego que debía ser genial al piano.

Si no habéis visto la película yo particularmente la recomiendo. Eso sí, por una parte es una pena que no se haya hecho algo más redondo. Creo que el personaje y su historia daban para más, para bastante más. Hay cierta precipitación en la narración y cosas desestructuradas.

Sin embargo, sólo por descubrir al Ray Charles que revoluciona el Gospel, el Soul, el Blues, e incluso el Country merece la pena meterse en el cine aunque sobre todo merece la pena escuchar sus discos. A propósito, sales con una marcha del cine...

Ray Charles en allmusic.com
Web oficial de Ray Charles
La película

Ray Charles

Ray Charles

Bueno, imagino que adivináis que he estado viendo Ray, la película. Yo conocía muy poco a Ray Charles y su música. Había escuchado sus canciones en la radio, en televisión, pero apenas sabía nada de él y de su música. Tan solo suponía que era un negro ciego que debía ser genial al piano.

Si no habéis visto la película yo particularmente la recomiendo. Eso sí, por una parte es una pena que no se haya hecho algo más redondo. Creo que el personaje y su historia daban para más, para bastante más. Hay cierta precipitación en la narración y cosas desestructuradas.

Sin embargo, sólo por descubrir al Ray Charles que revoluciona el Gospel, el Soul, el Blues, e incluso el Country merece la pena meterse en el cine aunque sobre todo merece la pena escuchar sus discos. A propósito, sales con una marcha del cine...

Ray Charles en allmusic.com
Web oficial de Ray Charles
La película

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres